Seleccionar página

La comunicación asertiva: Clave para tener relaciones saludables y éxito profesional

comunicarse de forma asertiva

En un mundo cada vez más interconectado, la habilidad para comunicarse efectivamente ha emergido como una piedra angular tanto en las relaciones personales como en el ámbito profesional. La comunicación asertiva, en particular, se destaca como una competencia esencial que todos deberíamos aspirar a dominar. Este tipo de comunicación implica expresar nuestros pensamientos, necesidades y deseos de manera clara, directa y respetuosa, fomentando así un entorno de entendimiento mutuo y respeto. En este post, vamos a hablar sobre la importancia de la comunicación asertiva, cómo puede transformar nuestras interacciones cotidianas y algunas estrategias prácticas para desarrollarla.

¿Qué es la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva es un estilo de comunicación en el que las personas expresan sus opiniones y necesidades de forma directa, honesta y respetuosa, respetando al mismo tiempo los derechos y opiniones de los demás. A diferencia de la comunicación pasiva, que implica no expresar nuestras verdaderas necesidades o deseos, o la comunicación agresiva, que implica imponer nuestras opiniones sin considerar a los demás, la comunicación asertiva busca un equilibrio, donde la autoexpresión y el respeto mutuo coexisten.

La importancia de la comunicación asertiva

La comunicación asertiva juega un papel crucial en la construcción y mantenimiento de relaciones saludables. Permite resolver conflictos de manera efectiva, construir confianza y fomentar un ambiente de apertura y honestidad. En el ámbito profesional, la asertividad puede llevar a una mejor toma de decisiones, mayor satisfacción laboral y productividad, así como a la prevención de malentendidos y conflictos.

La comunicación asertiva puede ser desafiante, especialmente para aquellos que han crecido en entornos donde la comunicación agresiva o pasiva era la norma. Puede ser difícil cambiar viejos hábitos de comunicación y aprender a expresarse de manera asertiva. Sin embargo, con práctica y paciencia, es posible desarrollar este estilo de comunicación y disfrutar de sus numerosos beneficios. Vamos a ver cómo ponerla en práctica:

  • Autoconocimiento: Comprender tus propios sentimientos, necesidades y deseos es el primer paso para comunicarte de manera asertiva. Reflexiona sobre lo que realmente quieres comunicar antes de hacerlo.
  • Escucha activa: La comunicación asertiva no solo se trata de hablar, sino también de escuchar. Escucha activamente lo que los demás tienen que decir, sin interrumpir, y muestra empatía hacia sus puntos de vista.
  • Usa «Yo» en tus mensajes: En lugar de comenzar tus frases con «tú», que puede sonar acusatorio, usa «yo» para expresar cómo te sientes o lo que piensas sobre una situación específica. Esto ayuda a minimizar que los demás estén a la defensiva.
  • Sé específico y claro: Evita las ambigüedades al comunicarte. Di lo que necesitas o deseas de los demás claramente, proporcionando detalles específicos cuando sea posible.
  • Mantén el respeto mutuo: Incluso cuando estés en desacuerdo, muestra respeto por las opiniones y necesidades de los demás. La asertividad no se trata de ganar una discusión, sino de expresar tus necesidades mientras respetas a los demás.
  • Practica la asertividad en situaciones de baja presión: Comienza practicando tus habilidades de comunicación asertiva en situaciones que no te generen mucha ansiedad y gradualmente avanza hacia situaciones más desafiantes.
  • Aprende a decir «No»: Parte de ser asertivo es ser capaz de establecer límites saludables. Aprender a decir «no» de manera respetuosa es esencial para cuidar de tu bienestar y respetar tus propios límites.

Ponerse a prueba a uno mismo, hacer el esfuerzo de comunicarse de esta manera y llevar a la práctica estos consejos tiene beneficios:

  • En las relaciones personales: La comunicación asertiva puede profundizar las conexiones con amigos y familiares, facilitando un entendimiento mutuo y resolviendo conflictos de manera constructiva. Permite expresar amor, aprecio y también descontento o preocupaciones de una manera que es constructiva y cuidadosa.
  • En el trabajo: Adoptar un enfoque asertivo puede mejorar la colaboración y el respeto entre colegas, además de aumentar tu influencia y liderazgo. Ayuda a establecer límites claros y promueve un ambiente de trabajo saludable donde todos se sienten valorados y escuchados.
  • Para la autoestima: Practicar la asertividad refuerza la autoestima y el autorespeto. Al expresar tus necesidades y defender tus derechos de manera respetuosa, te valoras a ti mismo y a tus necesidades tanto como valoras a los demás.

La comunicación asertiva es más que una habilidad, es una filosofía de interacción que promueve la honestidad, el respeto y la empatía. Al adoptar este estilo de comunicación, no solo mejoramos nuestras propias vidas, sino que también contribuimos a un mundo donde el entendimiento y el respeto mutuo prevalecen. Como cualquier habilidad, la asertividad requiere práctica y compromiso para ser dominada, pero los beneficios que ofrece en todas las áreas de la vida bien valen el esfuerzo. Empieza hoy a practicar la comunicación asertiva y observa cómo transforma tus relaciones y tu entorno profesional.

la asertividad en la práctica

5 herramientas imprescindibles para gestionar tu tiempo y productividad

herramientas gestión del tiempo

La semana pasada hablábamos de algunos consejos para mejorar la gestión que hacemos de nuestro tiempo. Si no lo has leído, antes de seguir leyendo este post, te recomendamos que le eches un vistazo. Lo tienes aquí.

Esta semana seguimos con la misma temática pero recomendando 7 aplicaciones muy útiles en la gestión del tiempo. Queremos que podáis llevar a la práctica los consejos que os dimos la semana pasada.

Afortunadamente, en la era digital en la que vivimos, contamos con una amplia gama de herramientas diseñadas para ayudarnos en esta tarea.

En este post, vamos a ver algunas de ellas. Desde aplicaciones que facilitan la planificación y programación de actividades hasta aquellas que simplifican la colaboración y el seguimiento del progreso. Lo interesante de ellas es que cada una ofrece características únicas que pueden adaptarse a diferentes estilos de trabajo y necesidades individuales. ¡Vamos a conocerlas!

  • Google Calendar: su interfaz intuitiva y sus numerosas funciones lo hacen ideal para planificar y organizar tu día a día de manera eficiente. Una de las características más destacadas es su capacidad para sincronizarse con otros servicios de Google, como Gmail, lo que te permite agregar eventos directamente desde tus correos electrónicos. Además, puedes establecer recordatorios y notificaciones personalizadas para asegurarte de no perder ninguna cita importante.
  • Evernote: Es una herramienta versátil para organizar tus ideas de forma rápida que tiene una interfaz fácil de usar. Lo más destacable es su capacidad para tomar notas en diversos formatos, incluyendo texto, imágenes, audio y archivos adjuntos. Esto te permite registrar cualquier tipo de información de forma rápida y sencilla, ya sea durante una reunión, en un viaje o en cualquier otro momento. Además las notas se pueden organizar en cuadernos y etiquetas, facilitando la búsqueda y la gestión de la información. Su función de sincronización en la nube te permite acceder a tus notas desde cualquier dispositivo, asegurándote de tener tus ideas siempre a mano, estés donde estés.
  • Zapier: es una herramienta poderosa que te permite automatizar tareas y conectar diferentes aplicaciones entre sí. Con su enfoque en la integración y la automatización, ayuda a eliminar tareas repetitivas y a optimizar tu flujo de trabajo. La clave de Zapier radica en sus «Zaps», que son conexiones automatizadas entre dos aplicaciones. Puedes crear Zaps para que, por ejemplo, cada vez que recibas un correo electrónico con un archivo adjunto, este se guarde automáticamente en tu servicio de almacenamiento en la nube preferido, o para que cada vez que recibas una nueva tarea en tu lista de tareas pendientes, se cree automáticamente una entrada en tu calendario. Ofrece una amplia gama de integraciones con más de 2.000 aplicaciones, lo que te permite personalizar tus automatizaciones según tus necesidades específicas. Además, su interfaz sencilla y su fácil configuración hacen que sea accesible incluso para aquellos que no tienen experiencia en programación.
  • Toggl: es una herramienta de seguimiento de tiempo que te permite registrar con precisión el tiempo dedicado a diferentes tareas y proyectos. Te ayuda a entender cómo utilizas tu tiempo y a identificar áreas de mejora en tu productividad. Con ella puedes seguir el tiempo en tiempo real, ya sea a través de su sitio web, su aplicación de escritorio o su aplicación móvil. Puedes iniciar y detener el temporizador con un solo clic, lo que facilita el registro preciso de tus actividades a lo largo del día y organizar tus proyectos en categorías y etiquetas, para después analizar fácilmente cómo distribuyes tu tiempo entre diferentes áreas de trabajo. También ofrece informes detallados que te muestran cuánto tiempo has dedicado a cada proyecto, lo que te ayuda a identificar áreas de mejora y optimización.
  • Notion: es una herramienta todo en uno que combina la funcionalidad de varias aplicaciones en una sola plataforma. Desde la gestión de proyectos hasta la creación de documentos y la toma de notas. Ofrece la flexibilidad y la versatilidad necesarias para organizar tu trabajo de la manera que más te convenga. Con Notion puedes crear bases de datos personalizadas, lo que te permite organizar y gestionar tu información de manera estructurada. Puedes crear tablas, listas, galerías y otros tipos de vistas para visualizar tus datos de la manera que mejor se adapte a tus necesidades. Además, hay una amplia gama de herramientas de colaboración que te permiten trabajar de forma conjunta con tu equipo en tiempo real. Puedes comentar en documentos, asignar tareas, establecer recordatorios y mucho más, todo dentro de la misma plataforma.

Hay muchas otras que tal vez ya conozcas pero… la lista sería interminable. Lo que pretendemos es dar a conocer algunas de ellas para que las pruebes y decidas si encajan contigo o no. Además, nuestra intención es que reflexiones sobre el hecho de que estas herramientas no solo son útiles a nivel profesional, sino que también impactan positivamente en nuestra vida personal al proporcionarnos la capacidad de gestionar nuestro tiempo de manera más eficiente. Desde la planificación y organización de tareas hasta la automatización de procesos, estas aplicaciones nos brindan las herramientas necesarias para alcanzar nuestros objetivos con mayor eficacia, aprovechando al máximo cada minuto del día. ¡Aprovecha estas herramientas y haz que cada segundo cuente en tu viaje hacia la productividad y el éxito! ¡Hasta la próxima semana!

lista herramientas de gestión del tiempo

Gestión del tiempo: El secreto detrás del éxito profesional y personal

gestión del tiempo

El mercado laboral demanda actualmente ser cada vez más productivo y organizado para destacar respecto a la competencia.  Saber gestionar bien los recursos, y concretamente el tiempo, se ha convertido en una característica de alto valor que llama la atención de reclutadores y personal de recursos humanos de las empresas.

Imagina este escenario: dos personas altamente cualificadas compiten por un puesto de trabajo vacante. Ambos poseen habilidades técnicas excepcionales y una dilatada experiencia laboral. Ante esta situación, hay un factor que hace que se incline la balanza hacia uno de ellos. Hay algo que marca la diferencia: la capacidad de gestionar el tiempo de manera efectiva.

La persona que domina el arte de organizar su jornada laboral, de establecer prioridades, de delegar en otros las tareas que le quitan tiempo (aunque sean necesarias) y de mantener el foco en las tareas clave tiene una ventaja competitiva significativa respecto a su “adversario”.

La gestión del tiempo no solo implica la capacidad de completar tareas de manera eficiente, ésta incluye también la capacidad de aprovechar al máximo cada momento disponible para avanzar hacia los objetivos previamente marcados.

En un entorno donde el tiempo es un recurso limitado y preciado, aquellos que saben cómo administrarlo adecuadamente, sin duda, están mejor posicionados para destacar y sobresalir.

En una escala de 1 a 10, ¿qué nota te pondrías respecto a la gestión que haces del tiempo? En el supuesto anterior, ¿Serías seleccionado antes que la otra persona? ¿O crees que tienes que trabajar en esta cuestión?

Sea cual sea tu respuesta, y fueses escogid@ o no, creemos que todas las habilidades que tenemos tanto profesionales como personales hay que trabajarlas continuamente. Por ello, te vamos a dar una serie de consejos que creemos que pueden ayudarte a gestionar mejor tu tiempo en cualquier ámbito:

  • Establece metas claras y específicas:

Antes de empezar cualquier tarea, define qué es lo que quieres lograr. Clasifica lo que tengas que hacer en base a dos variables, urgencia e importancia. Con esto te será más fácil saber que debes hacer, delegar o programar a corto plazo.

  • Diseña un plan para alcanzarlas:

Una vez hecha la clasificación anterior, diseña un plan en el que cada tarea incluya a su vez tareas más pequeñas y asígnales tiempos específicos a cada una. Bloquear tiempo a tareas específicas, por ejemplo, responder emails durante 15 minutos, te ayudará a ser más productivo.

  • Elimina distracciones:

Identifica qué te distrae durante tu jornada laboral y busca formas de minimizar esas distracciones. Esto puede incluir apagar las notificaciones del teléfono, trabajar en un ambiente tranquilo o establecer horarios específicos para revisar correos electrónicos o redes sociales.

  • Utiliza herramientas de gestión del tiempo:

Existen numerosas aplicaciones y herramientas diseñadas para ayudarte a organizar tu día, como calendarios digitales, aplicaciones de listas de tareas y técnicas de gestión del tiempo como la Técnica Pomodoro.

  • Aprende a decir «no»:

A veces, para proteger tu tiempo y mantener el enfoque en tus metas, es necesario rechazar nuevas responsabilidades o solicitudes que no contribuyan a tu objetivo principal.

  • Delega tareas cuando sea posible:

Si tienes demasiadas responsabilidades, considera delegar algunas tareas a otros miembros del equipo o buscar ayuda externa. Delegar puede ayudarte a liberar tiempo para concentrarte en lo que realmente importa.

  • Evalúa y ajusta tu enfoque:

Regularmente revisa tu plan y tu forma de gestionar el tiempo para identificar áreas de mejora. Ajusta tu enfoque según sea necesario para adaptarte a los cambios en tus prioridades y circunstancias.

Con estos consejos puedes mejorar tu gestión del tiempo pero esto no quiere decir que haya una receta mágica que sirva para todo el mundo. No todo vale para todos… Prueba con alguno de ellos un tiempo, incluye otras rutinas que se te ocurran y creas que puedan serte útiles y decide con cuáles te quedas y con cuáles no. Si sientes que no van contigo, prueba con otras maneras de hacer, otras herramientas,… reajusta las veces que sean necesarias hasta que des con la fórmula que más se ajuste a ti.

En un tiempo, para saber si vas por buen camino, vuelve a plantearte:

“En una escala de 1 a 10, ¿qué nota me pongo respecto a la gestión que hago del tiempo?”

consejos gestión del tiempo

5 consejos para mejorar tus habilidades de comunicación

Habilidades comunicativas

Dentro de las llamadas habilidades blandas (en inglés «soft skills»), tan demandadas actualmente en el mercado laboral, se encuentran las habilidades de comunicación. Tanto si te encuentras en una entrevista de trabajo, una reunión con colegas o interactuando con clientes, la habilidad de comunicarte de manera efectiva puede ser determinante para avanzar en tu carrera o quedarte estancado. Por eso es esencial invertir tiempo de forma constante en ellas si quieres ver resultados.

En este post, vamos a sugerirte cómo puedes mejorar tus habilidades de comunicación y cómo estos avances pueden tener un impacto directo en tu búsqueda de empleo y en tus condiciones laborales.

Estos son los aspectos que creemos que es fundamental que trabajes:

  1. Dominio del lenguaje verbal y no verbal:

Cuando te comunicas con otros, tu lenguaje verbal y no verbal juegan un papel crucial en cómo eres percibido. Asegúrate de hablar de manera clara y concisa, evitando jergas o tecnicismos innecesarios que puedan confundir a tu audiencia. Además, presta atención a tu lenguaje corporal; mantén una postura erguida, establece contacto visual y utiliza gestos que refuercen tu mensaje. Estas prácticas no solo te ayudarán a transmitir tus ideas de manera efectiva, sino que también te harán parecer más seguro y profesional durante una entrevista de trabajo.

  1. Escucha activa:

La comunicación efectiva no se trata solo de hablar, sino también de saber escuchar. Practica la escucha activa, es decir, presta atención plena a lo que la otra persona está diciendo, haciendo preguntas de seguimiento y mostrando empatía hacia sus puntos de vista. Esta habilidad es especialmente importante durante una entrevista de trabajo, donde demostrar interés genuino en el puesto y en la empresa puede marcar la diferencia entre ser considerado para la posición o ser descartado.

  1. Adaptación del estilo al contexto:

Aprende a adaptar tu estilo de comunicación según el contexto y la audiencia. Lo que funciona bien en una situación puede no ser apropiado en otra. Por ejemplo, tu forma de comunicarte con un reclutador en una entrevista formal puede diferir de cómo te comunicas con tus colegas en un entorno de trabajo más informal. Ser capaz de ajustar tu tono, vocabulario y estilo de comunicación te ayudará a establecer conexiones más sólidas y a desenvolverte eficazmente en diversas situaciones laborales.

  1. Desarrollo de habilidades de presentación:

Saber hacer presentaciones efectivas es una habilidad valiosa en el mundo laboral. Ya sea que estés dando una presentación ante un grupo de colegas o clientes, o durante una entrevista de trabajo donde se te pide que hables sobre tus habilidades y experiencia, es importante poder comunicar tus ideas de manera clara y persuasiva. Practica la elaboración de presentaciones bien estructuradas, utiliza apoyos visuales cuando sea necesario y trabaja en tu habilidad para hablar en público. Estas habilidades no solo te ayudarán a destacar durante una entrevista, sino que también te permitirán influir en otros y liderar proyectos de manera efectiva en tu carrera profesional.

  1. Retroalimentación y mejora continua:

Finalmente, pide comentarios a colegas, mentores o incluso a reclutadores después de una entrevista de trabajo para identificar áreas de mejora. Luego, trabaja en esas áreas y busca oportunidades para practicar y mejorar constantemente. Este compromiso con el crecimiento personal y profesional te ayudará a destacar en el mercado laboral y a acceder a mejores puestos de trabajo y condiciones laborales.

En resumen, mejorar tus habilidades blandas, y en concreto las de comunicación, no solo te ayudará a tener éxito en tu búsqueda de empleo, sino que también te permitirá avanzar en tu carrera profesional y destacar en cualquier entorno laboral. Dedica tiempo y esfuerzo a desarrollar estas habilidades y estarás un paso más cerca de alcanzar tus metas profesionales.

Recuerda que si tienes dudas sobre cómo aplicar estos consejos puedes escribirnos a sargantana@sargantana.com ¡Hasta el próximo miércoles!

 

 

 

 

 

5 consejos sobre habilidades comunicativas