Seleccionar página

En los últimos años el número de trabajos temporales, en nuestro país, ha aumentado y con ellos la precariedad laboral, la falta de estabilidad y la incertidumbre constante. Los trabajos “para toda la vida” de las anteriores generaciones prácticamente han desaparecido del mercado laboral. Este cambio de tendencia hace que antes o después debamos enfrentarnos a buscar un nuevo empleo, y tal vez, más veces de lo que nos gustaría.

Aunque de entrada pueda parecer un gran desafío, por no saber si estamos del todo preparados (aunque seguro que lo estemos), porque supone empezar de cero de nuevo o porque desconozcamos ese nuevo mercado al que queremos acceder, es una etapa que requiere de mucha implicación por nuestra parte. Hay que entenderla como un momento de crecimiento profesional y es aconsejable abordarla desde distintos puntos de vista. Para alcanzar el objetivo, el puesto de trabajo al que queremos acceder, debemos trazar una estrategia sólida y hacerlo, además, con un enfoque positivo. Nuestra actitud es más influyente de lo que pensamos y puede marcar la diferencia aumentando las posibilidades de encontrar el trabajo que deseamos.

En este post, queremos ayudarte a construir esa estrategia exitosa, que hará que puedas marcar la diferencia al postularte a un puesto de trabajo. Tal vez ya estés aplicando algunos pasos y otros no. Como se suele decir “grano a grano se hace granero”. Así que te recomendamos que en mayor o menor medida los pongas en práctica. Todo gesto suma por pequeño que parezca.

Una búsqueda activa de empleo incluye, en mayor o menor medida, aplicar las siguientes acciones:

  • Establece objetivos claros: Definir tus metas profesionales a corto y largo plazo, te ayudará a enfocar tu búsqueda y a tomar decisiones más informadas sobre las oportunidades laborales. Tus objetivos deben ser realistas y es importante que los puedas ubicar en un plazo de tiempo determinado. Para ello puedes dividir tu gran objetivo en metas más pequeñas para que te resulte más sencillo y reconfortante alcanzarlas.
  • Autoevalúate: Una vez definido tu objetivo, analiza tus habilidades, fortalezas, debilidades y las amenazas a las que tendrás que enfrentarte en el mercado laboral. Con este ejercicio podrás hacerte una idea del punto en el que estás para enfocar tu búsqueda en trabajos que se alineen con tus habilidades y con las metas que te hayas marcado.
  • Crea un currículum efectivo: Las personas que se dedican al reclutamiento se fijan más en curriculums que llamen la atención. Ya no tanto por el diseño sino por una estructura correcta. Asegúrate de que tu currículum sea fácil de revisar y de que destaque tus logros, habilidades y experiencias relevantes para el trabajo que estás buscando. Personalízalo para cada puesto al que te postules. Siempre hay habilidades que encajan más con unas ofertas que con otras. Muestra en cada caso aquellas que creas que puedan diferenciarte frente al resto de candidatos.
  • Optimiza tu perfil en redes profesionales: En el mundo cada vez más digital que vivimos, es importante que nuestro perfil en LinkedIn u otras plataformas profesionales esté constantemente actualizado. Incluye una foto profesional, una descripción clara y detallada de tu experiencia y habilidades y asegúrate de establecer conexiones con profesionales de tu campo que te puedan acercar de una forma u otra a tu objetivo.
  • Haz Networking: Conecta con antiguos colegas, amigos y familiares. Participa en eventos, conferencias y actividades relacionadas con tu industria. Tu presencia en este tipo de reuniones profesionales puede abrirte las puertas a oportunidades laborales a las que de otro modo no tendrías acceso.
  • Investiga empresas y sectores de tu interés: Analiza las empresas y sectores en los que te gustaría trabajar. Comprende sus valores, cultura organizativa y los requisitos que establecen para los empleados. Esto te ayudará a personalizar tus candidaturas y a prepararte para las entrevistas sabiendo de antemano que te pueden exigir o preguntar cuando te reúnas con la empresa.
  • Prepárate para las entrevistas: la primera impresión cuenta y puede marcar la diferencia respecto al resto de candidatos. Practica respuestas a preguntas comunes, sobre todo para aquellas más personales para responderlas de la forma correcta. Destaca cómo crees que tus habilidades y experiencias anteriores te hacen apto/a para ese trabajo y por qué pueden ser de utilidad para la empresa. Por último, investiga sobre la empresa y formula preguntas para el entrevistador con las que demuestres que la conoces y que te interesas por ella.
  • Se flexible y adapta tu estrategia: puede que en tu búsqueda tengas que considerar oportunidades que puedan no ser exactamente lo que tenías en mente inicialmente. La flexibilidad puede ampliar tus opciones y abrirte nuevas puertas. Adaptándote a las circunstancias desarrollarás nuevas habilidades y hasta podrás conocer otros sectores en los que descubras que hay un hueco para ti.
  • Sigue formándote: Permanece al tanto de las tendencias y novedades en tu campo. La educación continua y la adquisición de nuevas habilidades pueden mejorar tu competitividad en el mercado laboral. Siempre que puedas recíclate y fórmate en aquello que te acerque a tu objetivo. Tras tu autoevaluación te será más fácil identificar en que debes seguir aumentando tus conocimientos. Además tu situación económica no debería suponer un freno a seguir formándote. Cada vez hay más opciones con las que aprender aquello que quieres de forma gratuita. Aprovéchalas para aumentar tu competitividad.
  • Mantén una actitud positiva: La búsqueda de empleo puede ser desafiante. Una mentalidad positiva te ayudará a mantener la confianza en ti. Aunque lo intentes y no lo consigas no dejes que tu animo decaiga. Sé perseverante y aprende de cada experiencia tanto profesional como personal.

En resumen, recuerda que la búsqueda activa de empleo lleva tiempo y puede resultar frustrante al no ver resultados inmediatos. Sé paciente, no desesperes y aplica nuestros consejos para tener rutinas con las que mejorar tus habilidades y estrategias a medida que avances en el proceso. Disfruta de cada paso que vayas dando porque con cada uno de ellos te estarás acercando un poco más a tu objetivo. ¡Buena suerte!