Seleccionar página
comunicarse de forma asertiva

En un mundo cada vez más interconectado, la habilidad para comunicarse efectivamente ha emergido como una piedra angular tanto en las relaciones personales como en el ámbito profesional. La comunicación asertiva, en particular, se destaca como una competencia esencial que todos deberíamos aspirar a dominar. Este tipo de comunicación implica expresar nuestros pensamientos, necesidades y deseos de manera clara, directa y respetuosa, fomentando así un entorno de entendimiento mutuo y respeto. En este post, vamos a hablar sobre la importancia de la comunicación asertiva, cómo puede transformar nuestras interacciones cotidianas y algunas estrategias prácticas para desarrollarla.

¿Qué es la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva es un estilo de comunicación en el que las personas expresan sus opiniones y necesidades de forma directa, honesta y respetuosa, respetando al mismo tiempo los derechos y opiniones de los demás. A diferencia de la comunicación pasiva, que implica no expresar nuestras verdaderas necesidades o deseos, o la comunicación agresiva, que implica imponer nuestras opiniones sin considerar a los demás, la comunicación asertiva busca un equilibrio, donde la autoexpresión y el respeto mutuo coexisten.

La importancia de la comunicación asertiva

La comunicación asertiva juega un papel crucial en la construcción y mantenimiento de relaciones saludables. Permite resolver conflictos de manera efectiva, construir confianza y fomentar un ambiente de apertura y honestidad. En el ámbito profesional, la asertividad puede llevar a una mejor toma de decisiones, mayor satisfacción laboral y productividad, así como a la prevención de malentendidos y conflictos.

La comunicación asertiva puede ser desafiante, especialmente para aquellos que han crecido en entornos donde la comunicación agresiva o pasiva era la norma. Puede ser difícil cambiar viejos hábitos de comunicación y aprender a expresarse de manera asertiva. Sin embargo, con práctica y paciencia, es posible desarrollar este estilo de comunicación y disfrutar de sus numerosos beneficios. Vamos a ver cómo ponerla en práctica:

  • Autoconocimiento: Comprender tus propios sentimientos, necesidades y deseos es el primer paso para comunicarte de manera asertiva. Reflexiona sobre lo que realmente quieres comunicar antes de hacerlo.
  • Escucha activa: La comunicación asertiva no solo se trata de hablar, sino también de escuchar. Escucha activamente lo que los demás tienen que decir, sin interrumpir, y muestra empatía hacia sus puntos de vista.
  • Usa «Yo» en tus mensajes: En lugar de comenzar tus frases con «tú», que puede sonar acusatorio, usa «yo» para expresar cómo te sientes o lo que piensas sobre una situación específica. Esto ayuda a minimizar que los demás estén a la defensiva.
  • Sé específico y claro: Evita las ambigüedades al comunicarte. Di lo que necesitas o deseas de los demás claramente, proporcionando detalles específicos cuando sea posible.
  • Mantén el respeto mutuo: Incluso cuando estés en desacuerdo, muestra respeto por las opiniones y necesidades de los demás. La asertividad no se trata de ganar una discusión, sino de expresar tus necesidades mientras respetas a los demás.
  • Practica la asertividad en situaciones de baja presión: Comienza practicando tus habilidades de comunicación asertiva en situaciones que no te generen mucha ansiedad y gradualmente avanza hacia situaciones más desafiantes.
  • Aprende a decir «No»: Parte de ser asertivo es ser capaz de establecer límites saludables. Aprender a decir «no» de manera respetuosa es esencial para cuidar de tu bienestar y respetar tus propios límites.

Ponerse a prueba a uno mismo, hacer el esfuerzo de comunicarse de esta manera y llevar a la práctica estos consejos tiene beneficios:

  • En las relaciones personales: La comunicación asertiva puede profundizar las conexiones con amigos y familiares, facilitando un entendimiento mutuo y resolviendo conflictos de manera constructiva. Permite expresar amor, aprecio y también descontento o preocupaciones de una manera que es constructiva y cuidadosa.
  • En el trabajo: Adoptar un enfoque asertivo puede mejorar la colaboración y el respeto entre colegas, además de aumentar tu influencia y liderazgo. Ayuda a establecer límites claros y promueve un ambiente de trabajo saludable donde todos se sienten valorados y escuchados.
  • Para la autoestima: Practicar la asertividad refuerza la autoestima y el autorespeto. Al expresar tus necesidades y defender tus derechos de manera respetuosa, te valoras a ti mismo y a tus necesidades tanto como valoras a los demás.

La comunicación asertiva es más que una habilidad, es una filosofía de interacción que promueve la honestidad, el respeto y la empatía. Al adoptar este estilo de comunicación, no solo mejoramos nuestras propias vidas, sino que también contribuimos a un mundo donde el entendimiento y el respeto mutuo prevalecen. Como cualquier habilidad, la asertividad requiere práctica y compromiso para ser dominada, pero los beneficios que ofrece en todas las áreas de la vida bien valen el esfuerzo. Empieza hoy a practicar la comunicación asertiva y observa cómo transforma tus relaciones y tu entorno profesional.

la asertividad en la práctica